Musicándote » Instrumentos » Un piano hecho de gatos

Un piano hecho de gatos


El piano siempre ha sido uno de los instrumentos más emblemáticos que existen en el mundo de la música y cuenta también su historia. Sin embargo, incluso algo que parece ser tan inofensivo oculta detalles escabrosos, como la anécdota que te vamos a contar el día de hoy y que surge en el siglo XVII; la cual habla de un invento tan extraño como cruel: un piano hecho con gatos. Si quieres conocer más acerca de lo que sucedió, no dejes de leer nuestro artículo a continuación.

dv074003b

Según el libro Musurgia Universalis, publicado en Roma alrededor del año 1650, hubo un jesuita de origen alemán llamado Athanasius Kircher, que por encargo de un príncipe italiano se dedicaba a crear un instrumento con el cual pudiera procurarle un poco de diversión, al encontrarse tan estresado por las ocupaciones que tenía como miembro de la nobleza.

Fue así como se dio a la tarea de buscar a gatos cuyos maullidos se destacaban por sonar en tonos diferentes. Los agrupó según la gravedad de sus voces y una vez que hubo reunido los que se necesitaban, para imitar las escalas de un piano de verdad, los colocó en jaulas conectadas a un mecanismo, el cual controlaba a la vez las teclas de dicho instrumento. Cada vez que se tocaba una nota en él, una aguja era insertada en la cola de los mínimos provocando que maullaran, para darle a una sinfonía de lo más grotesca e inusual.

No se sabe que fue lo que ocurrió con tan descabellado invento tiempo después, aunque se dice que si que fue del agrado del príncipe, que pudo superar la depresión en la que se encontraba gracias a la música que producía este piano tan peculiar.

¿Tú que crees que haya sucedido con un instrumento tan cruel como este?


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus